Demacrado y olvidado, el destino de un perro enfermo da un giro inesperado con una intervención angelical

Esta historia es sobre un pobre cachorro que no se parecía en nada a un perro cuando fue rechazado. Era pobre tanto en huesos como en piel, anémico y obeso. Luchó hasta el punto de abrir los ojos porque estaba más agotado.

Recibió nutrición y transfusión de sangre a través de una línea intravenosa. Necesita mucho cuidado, por lo que los salvavidas están ahí para él las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Afortunadamente, con el tiempo, la salud de los cachorros comienza a mejorar. Incluso comenzó a caminar por su cuenta. También ha estado fomentando y pasando un buen rato con nuevos amigos.

¡Lo más importante es que el cᴜte pᴜppy ahora está completamente saludable y está teniendo una gran vida con sus nuevos dueños! ¡Sí, fue adoptado! ¡Qué final feliz!

Comparte esto con tu familia y amigos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *